Inicio

Llamado a Tomar las Armas
 
Por Sherry Shriner
http://www.sherryshriner.com

 Traducido por Raysa Cruz,  República Dominicana


      Uno de los grandes dilemas que enfrentan los cristianos hoy en día es que hacer en cuanto a las persecuciones que vienen en contra de los creyentes en este país.  ¿Hay algo que podamos hacer?  ¿Podemos defendernos nosotros mismos en contra de ser tomados prisioneros y convertirnos en víctimas de la creciente opresión tiránica de nuestro propio gobierno?

     Campos de concentración han sido construidos, trenes de transportación con esposas recubriendo las paredes internas listas para asegurar a las personas en su lugar, y el Nuevo Orden Mundial de Satanás está justo al doblar de la esquina.  Todo se activa con solo una declaración de Ley Marcial ahí afuera. 

      La Ley Marcial viene a este país sea esta declarada públicamente o no.   Esto ha sido planeado por largo por aquellos en los altos niveles de mando de nuestro gobierno y la milicia, a través de traidores presidentes y políticos quienes han pasado legislaciones garantizando un estado policial y un apresamiento masivo de los que se opongan. Estamos en medio de una programada Guerra ficticia contra el terrorismo que nos llevará a la ley marcial.  Todo esto ha tomado años, aún décadas de planificación dentro de las sociedades secretas que controlan Washington.  No es que si va a pasar, sino cuando. 

     El Nuevo Orden Mundial es un derrocamiento de América, su Constitución, y sus ciudadanos patriotas y cristianos.  Esta busca disminuir y luego demoler la constitución reemplazándola con las Actas o Decretos Patrióticos que nos quitan nuestras libertades garantizas bajo la constitución.  Ya no habrá derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.  Bajo las Actas Patrióticas y el Nuevo Orden Mundial, aquellos que se resistan a su tiránica forma de gobierno tienen sólo el derecho de morir.  Y muchos lo harán. 

     Mas que nada, la ley marcial comenzará como una operación encubierta en contra de los norteamericanos.  Comenzarán las redadas sin anuncio público o sin que se mencionen.  Cantidades masivas de personas serán tomadas en bloqueos de carreteras, aeropuertos y en medio de la noche en invasiones caseras organizadas por  los escuadrones militares de secuestros y del gobierno.  

     En el nombre del terrorismo y la defensa nacional nuestro gobierno señalará disidentes americanos quienes están en contra del Satanismo y del Nuevo Orden Mundial.  Planes que se han filtrado y han sido revelados por ex-agentes de inteligencia revelan que muchos disidentes serán sacados a la fuerza de sus hogares en medio de la noche.  Cualquiera que sea tomado cuyo nombre aparezca en una lista de un campo de concentración no tendrá acceso a un abogado, ni tampoco sus familiares tendrán idea a dónde fueron llevados sus seres queridos.  En muchos casos familias enteras serán tomadas.   

     Listas de disidentes han sido confeccionadas a partir de las listas de diezmos de las iglesias (las cuales son un reporte obligatorio para el estado), de registros de bibliotecas, y de datos recolectados por el gobierno y de espionaje en los forums de Internet, grupos de chateo, listas, e-mails o correos electrónicos, grupos, organizaciones y afiliaciones de iglesias, etc. Si tú eres un creyente en el Dios Altísimo tu nombre está en una de estas listas.  Si has hablado públicamente acerca de tus creencias en el Señor de alguna manera o forma, estás en una lista.   El gobierno rastrea todo y a todos.  Si ellos te perciben como cualquier cosa excepto como un partidario del Nuevo Orden Mundial tu estás en una lista.   

     ¿Deberían estos disidentes, los cuales incluirán a la mayoría de los cristianos, ir silenciosamente y considerar esto como ser mártires?  No. El Señor siempre le ha dado protección a su pueblo en contra de los gobiernos tiránicos y los ataques físicos de sus enemigos. 

     La Ley Bíblica de autodefensa nos capacita para defender nuestras vidas en contra de los hombres malvados quienes odian a Dios, Su ley, y la vida de su prójimo.  Y esto incluye aquellos quienes tratan de implementar un Nuevo Orden Mundial Satánico en América los cuales llenan estos requisitos.  Debemos asumir que aquellos que nos amenazan con dañarnos físicamente o con armas tratan con desdén la vida que Dios nos ha dado,  y por lo tanto, debemos defendernos en contra de tal maldad hasta el punto de matar aquellos quienes traten de dañarnos.  No vamos a caer callada y tranquilamente sino que nos afirmaremos en contra de aquellos quienes vienen en nuestra contra y defenderemos nuestras vidas de ellos.

     En los días de Noé, Yahweh destruyó el mundo con un diluvio dada la maldad y la violencia que había cubierto toda la tierra, y Él sabía que los hombres iban a permanecer malvados aún después del diluvio, así que Él ordenó, “6El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.” (Gen. 9:6). El Señor había decretado pena capital para los asesinos.  Nuestros padres fundadores se basaron en esta enseñanza bíblica milenial cuando nos dieron el derecho de tener y portar armas para la autodefensa. 

     Nuestros antepasados basaron su concepto en el sexto Mandamiento, “No matarás”     (Ex. 20:13). Una interpretación común era que el sexto mandamiento requería que todos los medios legítimos deberían ser tomados para preservar nuestra propia vida y la de los demás.

     En otras palabras, si asesinar era incorrecto, entonces las acciones que  permitían el asesinato, como lo es el no defender a los demás ni a uno mismo, eran también incorrectas.  Esto era el “derecho de auto-defensa”.   

     Nuestros fundadores consideraron este uno de los más básicos derechos humanos.  Ellos aceptaban este como un derecho en todos los niveles de la sociedad: la nación, los estados, los condados, la familia y el individuo.  Si lo correcto y lo incorrecto existía, y si el asesinar era incorrecto, los ciudadanos tenían la obligación moral de defender al bueno e inocente a cualquier nivel.   

     La mayoría se refiere al Sexto mandamiento que nos dice “No matarás”.  Este mandamiento fue traducido incorrectamente al inglés y debe leerse, “No asesinarás”.  En los siguientes capítulos, Dios da a Moisés muchas situaciones en la cual se requiere la pena de muerte.  Dios claramente no nos ha dicho que nunca matemos. Él nos ha dicho que no asesinemos, lo cual significa que no tomemos la vida de un inocente.  Si alguien está tratando de dañarte o matarte, entonces no es inocente.

    La Biblia está llena de historias promoviendo la autodefensa.  Una de las primeras historias cuenta de algunos hombres quienes secuestraron a Lot, el sobrino del patriarca Abraham.  Abraham organizó una milicia y por la fuerza de las armas rescató a Lot de sus secuestradores. (Gen. 14:12). 

Gobierno Tiránico

     La tiranía se levanta dentro de una nación cuando el gobierno ha sido tomado por hombres quienes usan su poder para oprimir al pueblo.  Por tanto, los creadores de la Constitución reconocieron la necesidad de mantener y portar armas en orden de asegurar la verdadera libertad. 

     Bíblicamente hablando, la tiranía existe cuando el gobierno civil se aparta de la ley de Dios y nos ordena a hacer cosas que son prohibidas por Dios  o que prohíbe aquellas cosas que son ordenadas por Dios.   

     Muchos cristianos van a través de las Escrituras torciendo cada pasaje imaginable y los sacan de contexto en cuanto a como tratar con la violencia,  la tiranía y la opresión.  No es de maravillar que las leyes de Dios tomaron forma en nuestra constitución para ser seguidas y garantizadas como un derecho inalienable de los ciudadanos de protegerse a si mismos, formando milicias y poseyendo armas para su autodefensa. En las leyes de Dios y reflejadas en nuestra constitución tenemos o teníamos, el derecho a la vida, la libertad y la prosecución de la libertad.  Ahora, en estos proféticos “días de Noé” una vez mas estamos viendo la maldad y la violencia cubriendo la tierra.   

     Hoy estamos presenciando nuestra “una nación bajo Dios” siendo tornada en una nación bajo gobierno Satánico.  ¿Cómo deberían los cristianos responder a este gobierno tiránico y satánico?  Muchas personas malinterpretan al Apóstol Pedro. En  1 Pedro 2:13-15 dice, “13Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, 14ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 15Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos.” Sí, estamos para someternos a la autoridad del gobierno, siempre y cuando no contradigan las leyes de Dios las cuales están protegidas y escritas dentro de la Constitución.

     En 1 Pedro 2:13-14 el apóstol exhorta a los creyentes a vivir honorablemente delante de los hombres de manera que los cargos de que los creyentes son malhechores sean probados como falsos cuando sus buenas obras sean vistas por los hombres y los demás puedan ver que ellos son ciudadanos que respetan la leyes. 

    Interesantemente, la primera buena obra de la que habló Pedro es sumisión a las leyes de los hombres dada por los que gobiernan sobre ellos.  El dice, “someteos a toda institución humana…”  Este es un mandamiento global que requiere que los cristianos obedezcan las leyes del gobierno civil que Dios ha colocado sobre ellos. Ellos están supuestos a hacer esto “por la causa del Señor”, en obediencia a Él y para Su gloria.  Pedro explica que estamos para obedecer las reglas o el magistrado porque ellos han sido “enviados por el para el castigo de los malhechores, y para alabanza a los que bien hacen” (1 Ped. 2:14; Pedro entonces afirma inequívocamente que es la voluntad de Dios que honremos y obedezcamos al rey y a los gobernadores sobre nosotros  (1 Ped. 2:15) pero que debemos siempre obedecer a Dios primero, y la ley de los hombres segundo. 

     Un ejemplo de las leyes de los hombres que contradice las del Señor puede ser encontrado en Hechos 5:39.  Los apóstoles han sido traídos ante el Sanedrín Judío porque han desobedecido un mandato previo de esas autoridades “18Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús”.  Los gobernantes ásperamente les  dijeron: “¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre?”  Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre.” (Hechos 5:28).  A este cargo de desobediencia a su anterior mandato, “29…Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.(Hechos 5:29).

     A los apóstoles les había sido ordenado por Jesucristo que predicaran el evangelio de salvación en Su nombre a todos los hombres y naciones.  Los dirigentes Judíos directamente contradecían este mandato.  Dada esta evidente contradicción entre el  mandato de Dios y el mandato de los hombres, el curso que los apóstoles necesitaban tomar estaba claramente trazado, ellos debían obedecer a Dios aún esto significara desobedecer las leyes de la tierra.   

      Este es el curso que todos los cristianos deben tomar en una situación similar.  Cuando las leyes u ordenes de un tirano o gobierno tirano directamente contradigan los claros preceptos de Dios, entonces el cristiano debe elegir obedecer a Dios antes que a los hombres.  En tales casos, la ley de Dios toma precedencia sobre las leyes de los hombres, y la desobediencia civil es el camino que se debe tomar.   

      Todas las escrituras en la Biblia referentes a gobierno y autoridad pueden ser resumidas de esta manera: El gobierno fue establecido por Yahweh para nuestro propio bien.  Para proteger a los ciudadanos y castigar a los malhechores. Para gobernar justamente y para que el pueblo obedezca sus gobernantes.  No obstante cuando los gobiernos ya no están gobernando justamente y muestran desprecio por las leyes de Dios y abiertamente desobedecen a Dios y nos ordenan hacer cosas contrarias a las leyes de Dios entonces debemos obedecer a Dios por encima del gobierno establecido.   

      Siendo obedientes a las leyes de la sociedad y al gobierno establecido glorifica a Dios y contribuye a la paz y al bienestar de la sociedad.  Los cristianos deberían ser conocidos como aquellos quienes respetan el gobierno no como aquellos que fomenten la rebelión y la anarquía civil.  No obstante, en casos donde debemos desobedecer las órdenes o reglas ilegales de un gobierno entonces debemos hacer saber las razones de nuestra resistencia a esas leyes y poner en claro nuestro deseo de defenderlas siempre que éstas no se vuelvan contrarias a las leyes de Dios.  La meta de toda resistencia cristiana a la tiranía es el establecimiento o reestablecimiento del orden Divino en la sociedad.               

     Hay diferentes niveles de gobiernos desde los niveles locales hasta los nacionales.  Si somos forzados a desobedecer un nivel de autoridad entonces debemos buscar otro nivel de autoridad para presentar nuestro caso en contra del que nos oprime.  De esta manera estamos manteniendo la ordenanza divina de gobierno y glorificándolo a Él en nuestra resistencia.   

     Hechos 5:29 y 1 Pedro 2:13-15 enseña una importante doctrina concerniente a la obediencia de los cristianos al magistrado civil y como responder a la tiranía.  Ellos nos instruyen a obedecer tanto a Dios como al hombre; pero si los mandamientos de los hombres contradicen las ordenes expresas de Dios, debemos darle nuestra obediencia a Dios.    

     Si un gobierno tirano existe a todos los niveles, y no hay nadie que busque ayuda, entonces el cristiano está en desacuerdo con todo el gobierno establecido y debe resistir y desobedecer sus reglas y leyes en orden de mantener las leyes de Dios. Las leyes de Dios siempre toman precedencia sobre la del hombre. 

¿Enseña la Biblia el Pacifismo?

      Muchas personas, cristianos incluidos, asumen que Cristo enseñó el pacifismo.  Ellos citan Mateo 5:38:39 donde en estos versos Jesús dice: 

   38Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;

    El Sermón del Monte del cual este pasaje es tomado trata con la conducta personal justa y no buscar venganza personal en contra de alguien que te ha dañado.  En este pasaje, Yahushua está aclarando una confusión que ha llevado a las personas a pensar que la conducta que era apropiada para el gobierno, es decir, tomar venganza de alguien, era también la apropiada para un individuo.

    Aun las palabras usadas por Cristo indican que El estaba tratando con una confusión o con  una distorsión, lo que era algo común. Muchas veces en el resto del Sermón del Monte Cristo usó la misma forma de lenguaje “Oísteis que fue dicho” para enderezar o aclarar malentendidos o falsedades enseñadas por los líderes religiosos de ese tiempo.   

     El no estaba enseñando o introduciendo algo Nuevo, de hecho en el mismo pasaje Él condena fuertemente la falsa enseñanza: “19De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.  (Mateo 5:19). Claramente, entonces, Él no estaba enseñando algo diferente acerca de autodefensa que lo que era enseñado en otra parte de la Biblia.  De otra forma, se hubiera contradicho a sí mismo porque estaría enseñando a los hombres romper uno de sus mandamientos.   

      Él estaba condenando el tomar venganza sobre otro que te insultaba o golpeaba.  En ese mismo pasaje que ha sido usado por los cristianos pacifistas para confundir y son quienes malinterpretan el contexto del pasaje en el Sermón del Monte acerca de tornar la otra mejilla (lo cual prohíbe la venganza personal) como una orden de flaquear ante la maldad.   

     La Biblia distingue claramente entre las obligaciones del gobierno y las obligaciones de un individuo y de lo que trata el pasaje sobre “tornar la otra mejilla”.  Él le estaba diciendo a las personas a través de una parábola  que no buscaran venganza personal por lo malo que te hicieran pero que dejara al magistrado civil o lo que llamamos la policía local manejar el asunto y llevarlos (a la corte) a administrarle justicia sobre el caso.  La venganza personal y aun los “linchamientos” están prohibidos.   

    Muchos de quienes interpretan que este es un mandato a no defendernos en contra de los atacantes tornan esto por lo tanto a un mandato a flaquear ante los malvados. Ellos malentienden la interpretación de las Escrituras y desobedecen los mandamientos de Yahweh para proteger sus vidas de atacantes.  Esta esparcida mal  interpretación es un sabio engaño de Satanás y es bien recibida dentro de las iglesias  para adormecer a los creyentes dentro del pacifismo y dentro del error, y mantenerlos sin disposición a defenderse a si mismos en contra de la tiranía que él entonces crea para venir en contra de ellos.  ¿Cuantos creyentes a través de los siglos han muerto porque desobedecieron los mandatos de Yahweh de protegerse y defenderse a sí mismos en contra de sus enemigos?  Millones. 

Autodefensa 

     Éxodo 22:2-3 nos dice “2Si el ladrón fuere hallado forzando una casa, y fuere herido y muriere, el que lo hirió no será culpado de su muerte. 3Pero si fuere de día, el autor de la muerte será reo de homicidio. El ladrón hará completa restitución; si no tuviere con qué, será vendido por su hurto”. El contexto de este verso esta tratando con el robo y la restitución  y nos da una base de la ley de Dios sobre autodefensa.

     La frase fuere hallado forzando  se refiere a forzando el techo, una ventana, o una puerta para lograr entrar durante las horas de la noche.  El dueño de la casa responde matando al pretendido ladrón.  La declaración de la ley de Yahweh es que en estas circunstancias el propietario es inocente de cualquier agravio, y es totalmente justificado usar fuerza letal para defenderse a él y a su familia.  

     La segunda parte de este pasaje trata con forzando bajo diferentes circunstancias.  En este caso, durante las horas de luz del día cuando presumiblemente el propietario puede ver el si el intruso está o no armado y si representa o no una amenaza a la seguridad personal, sino que es un mero ladrón.  No obstante, a pesar de esto el propietario mata al ladrón.  En estas circunstancias el propietario es culpable de asesinato porque no estaba actuando en autodefensa dado que no estaba siendo amenazado o atacado.  La penalidad para el ladrón era restitución, no la muerte.  Por lo tanto en esta instancia este no es autorizado a tomar la vida humana.  Las leyes de Dios autorizan la protección de la vida por la fuerza mortalmente si es necesario, pero Su ley no permite la defensa de la propiedad de la misma manera.   

    Somos no obstante, empoderados a través de la ley de autodefensa de Dios para defender nuestras vidas en contra de los hombres malvados quienes odian a Dios, Su ley y la vida de su prójimo.  Aquellos quienes actúen contrario a la ley de Dios y nos amenacen con dañarnos físicamente o con armas están actuando rebeldía a las leyes de Dios por lo tanto debemos defendernos en contra de esas malvadas personas aun hasta el punto de matarlos para protegernos a nosotros y a nuestros vecinos. 

    En Proverbios 25:26 leemos que “26Como fuente turbia y manantial corrompido, es el justo que cae delante del impío.”  Ciertamente debemos flaquear ante el impío si elegimos estar desarmados e incapaces de protegernos en contra del agresor que esté amenazando nuestra vida.   

    El cristiano pacifista puede tratar de argüir que Dios ha cambiado Su mente desde el tiempo que Él le dio a Moisés los Diez Mandamientos en Éxodo 20 o la provisión para la justificación de matar un ladrón en Éxodo 22.  En Malaquías leemos, “6Porque yo Jehová no cambio; (Malaquías 3:6) y aun en el Nuevo Testamento esto es reafirmado, “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre” (Hebreo 13:8). 

   ¿Defiende Jesús la violencia? No. ¿Es Él partidario de la autodefensa? Sí.

   El cristiano pacifista probablemente objetaría aún así porque Cristo reprendió a Pedro quien usó una espada para cortar la oreja de Malco, un siervo del sumo sacerdote en la compañía de soldados.  Pero mira esto en el contexto de lo que pasó.    Jesús le dijo a Pedro en Mateo 26:52-54:

   52Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán. 53¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?

      Esta no fue la primera vez que Cristo tuvo que explicar a los discípulos por que Él tenía que venir a la tierra.  A cumplir las Escrituras de que el Hijo de Dios tenia que redimir la humanidad del pecado y la pena de muerte (ver también Juan 18:10-11). Aún todavía muchos usan la frase “aquellos que vivan por la espada por la espada morirán” como un grito de batalla para no defenderse a si mismos.  Esta frase ni siquiera se encuentra en la narración del mismo pasaje de Juan y esto no tiene nada que ver con una proclamación en contra de la autodefensa o sino esta sería una contradicción de todos los otros numerosos pasajes en la Biblia donde Yahweh dice ármense y protéjanse ustedes mismos.  

    Mientras Cristo le dijo a Pedro “vuelve tu espada a su lugar” Él claramente no le dijo que saliera de ella o que la tirara. Esto hubiera contradicho lo que el le dijo a los discípulos solo horas antes.  La espada de Pedro era para proteger su propia vida del peligro.  Mientras Cristo de dijo a Pedro “vuelve tu espada a su lugar”.  Él claramente no le dijo que saliera de ello o que la tirara.  Lo cual habría sido contradictorio a lo que Él le había dicho a los discípulos horas antes. La espada de Pedro era para proteger su propia vida del peligro.  Su espada no era necesaria para proteger al Rey de reyes.  Jesús iba a entregar Su vida por la humanidad y los discípulos nunca entendieron esto hasta que Él resucitó de la tumba.   

¿Confiando en Dios o desobedeciéndolo?

     Otra pregunta hecha por los cristianos es  “¿Tener un arma no implica una falta de confianza en que Dios cuidará de nosotros?  De hecho, Dios cuidará de nosotros.  El también nos ha dicho que si le amamos a Él, guardaremos Sus mandamientos”  (Juan 14:15).

    Aquellos quienes confían en la obra de Dios para vivir, conociendo que 1 Timoteo 5:8 nos dice: “8porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.” Por lo que un hombre que no trabaje, y no obstante espere comer porque estaba “confiando en Dios” sería realmente desafiar a Dios.   

     El Rey David escribió en el Salmo 46:1 que Dios es nuestro refugio y nuestra fortaleza, pronto auxilio en la tribulación.  Esto no entra en conflicto con la alabanza del Dios “que entrena mis manos para la guerra y mis dedos para la batalla” (Salmo 144:1) la doctrina de la Escritura es que preparemos y trabajemos, pero confiemos los resultados a Dios.  Fue también David quien profetizó que en los últimos días el Señor de los pueblos haría proezas.  En otras palabras, ellos están peleando y resistiendo las leyes tiránicas de un gobierno tiránico.  Esto no suena como que somos ovejas y que voluntariamente somos llevadas en manadas al matadero!

     Si estamos para obedecer a Dios entonces estamos para hacer provisión adecuada para nuestra propia defensa como se nos ha instruido en la Biblia.  Porque un hombre que se niegue a proveer adecuadamente para la defensa de él y su familia estaría desafiando a Dios.   

    Hay muchos que claman “No necesito armarme.  Dios me protegerá”.  Cuando Satanás estaba tentando a Jesús en el desierto, el desafió a Jesús a lanzarse de la cima del Templo.  Satanás razonó que los ángeles de Dios lo protegerían.  Jesús respondió: “Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.” (Mateo 4:7)  Parece pío si uno confía en Dios para protección, y todos deberíamos, pero es tentar a Dios si no tomamos los mandamientos que Él ha colocado en la Biblia para nuestra propia defensa.   

     Este punto es reflejado en la doctrina legal de los Estados Unidos.  Repetidamente, las cortes han sostenido que el gobierno no tiene responsabilidad de proveer seguridad individual.  Un caso (Bowers v. DeVito) lo puso de esta forma: no hay derecho constitucional para ser protegido por el estado en contra de ser asesinado.” Y así es como el gobierno ha sido siempre y por qué Yahweh pone la defensa personal en uno mismo y de su familia en nuestras propias manos. Pedro llevaba una espada, un arma de autodefensa e intentó usarla para proteger a Yahushua/Jesucristo de los soldados Romanos, pero Yahushua no necesitaba ser defendido porque la profecía de que ÉL moriría tenía que cumplirse.  Y esta es la razón de por qué Él detuvo a Pedro. De manera que la profecía pudiera cumplirse y no porque lo que Pedro hizo estuvo incorrecto.

     Algunos podrían decir, “Deja que la policía proteja a los ciudadanos.”  Pero esto es un error.  Primero que nada, el derecho de una comunidad a protegerse a si misma a través de la defensa comunitaria está fundada en la misma base moral que el derecho a defensa individual.  Pero ¿que si la policía misma se convierte en agresores de un gobierno tirano y no buscan ayudarte sino dañarte? No hemos visto eso todavía en América, pero lo veremos. 

     También, aun sin lo que viene en camino y mirando sólo los asuntos diarios que enfrentamos ahora, la policía está sencillamente incapacitada de protegernos todo el tiempo! Cada asesinato individual en este país prueba las limitaciones de la defensa comunitaria.  La defensa comunitaria es buena, pero esta nunca puede reemplazar la autodefensa individual y la responsabilidad de los individuos de ser capaces de protegerse a si mismos.   

Una imagen de las cosas por venir

     Nuestro futuro es uno de muerte, destrucción y el arribo del Anticristo.  Los eventos que dirigen a su arribo son con los que estamos enfrentándonos diariamente mientras nuestro país y los gobiernos trabajan en planes programados para destruirse unos a otros  preparando el camino al arribo de Satanás. 

      ¿Los países están trabajando juntos para destruirse unos a otros? Sí.  Los líderes de la mayoría de los gobiernos hoy están poseídos por Satanás y sus cohortes y están haciendo  como ellos les dicen que hagan.  Su lealtad es para el, no para sus países.  Satanás tiene un plan en como el va a tomar el control del mundo y de los humanos que lo dirigen son sencillamente peones poseídos y muñecos de él. 

      La Biblia revela mucho acerca de las relaciones entre la justicia, la cual exalta una nación, y la obligación para una autodefensa nacional y personal.   

     Esto hace claro que en tiempos de rebelión nacional en contra del Señor, los gobernantes de la nación reflejaran la misma degradación espiritual del pueblo y como resultado se convertirá en una negación de los mandamientos de Dios, una arrogancia de poder, desarme del pueblo y opresión.   

     Por ejemplo, cada vez que el pueblo del antiguo Israel apostataba de la fe se encontraban a si mismos oprimidos bajo el gobierno de sus Jueces.  Peor aún, ellos no podían si quiera defenderse a ellos mismos.  Jueces 5:8 nos dice que “8Cuando escogían nuevos dioses,  La guerra estaba a las puertas;  ¿Se veía escudo o lanza entre cuarenta mil en Israel?”

      El primer libro de Samuel habla del apartarse de Israel de Dios.  El pueblo no deseaba ser gobernado por Dios; ellos deseaban tener y ser gobernados por un rey tal como las naciones paganas del alrededor, éstas naciones que odiaban a Dios.  Samuel le advirtió al pueblo que ellos se estaban metiendo con las maldiciones (presentadas en Deuteronomio capítulos 28&29) que estarían sobre ellos si persistían en poner un rey sobre ellos y sus familias.  Incluida entre aquellas maldiciones estaba la creación de una armada profesional permanente la cual tomaría de sus hijos e hijas para las guerras agresivas (I Samuel 8:11). 

     Saúl fue el resultado sobre todos los juicios que Samuel había advertido al pueblo.  Saúl fue el rey que los israelitas desearon y obtuvieron.  Saúl no confió en el Señor y el se rebeló en contra de El poniéndose por encima de Dios.  Y por estas razones la nación fue destruida.  Fue bajo Saúl que los Filisteos fueron capaces de derrotar a los judíos y ponerlos bajo atadura.  Tan grande fue la atadura ejercida por los Filisteos que “19Y en toda la tierra de Israel no se hallaba herrero; porque los filisteos habían dicho: Para que los hebreos no hagan espada o lanza. 20Por lo cual todos los de Israel tenían que descender a los filisteos para afilar cada uno la reja de su arado, su azadón, su hacha o su hoz…22Así aconteció que en el día de la batalla no se halló espada ni lanza en mano de ninguno del pueblo que estaba con Saúl y con Jonatán…” (1 Samuel 13:19-20; 22-23).

     Hoy, las mismas metas de los filisteos de desarmar el pueblo están siendo lentamente llevadas a cabo por nuestro gobierno.  El control de la espada de los Filisteos es hoy el control de armas de los gobiernos que no confían en sus pueblos con armas y no desean que ellos resistan en contra de su tiranía.  Una protección que tenemos bajo nuestra Constitución de resistir la tiranía, formar milicias y defendernos en contra de quien trate de hacernos daño.   

       Es de hecho asunto de los patriotas y cristianos de América defender la Constitución de América en contra del tiránico gobierno del Nuevo Orden Mundial que busca eliminarla y a ellos también.

      Es importante entender que lo que le pasó a los judíos en los tiempos de Saúl no fue inesperado de acuerdo a las sanciones especificadas por Dios en Levítico 26 y Deuteronomio 28.  En las primeras partes de esos capítulos, bendiciones eran prometidas a la nación que guardase las leyes de Dios.  En la segunda mitad de esos capítulos, las maldiciones detalladas para la nación que viniera bajo juicio por su rebelión en contra de Dios.  

      En Deuteronomio 28:47- 48 se revela la razón para la opresión de Israel por parte de los Filisteos durante el reinado de Saúl:

   47Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas, 48servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.

      Este es el mismo juicio que estamos enfrentando como nación hoy en día.  Nuestro gobierno le ha tornado la espalda a las leyes de Dios y están pasando las suyas propias que son contrarias a las leyes de Dios.  Las Actas Patrióticas 1 y 2 son contrarias a las leyes de Dios.   

     La armada israelita era una milicia armada y cuando se reunión para la batalla cada hombre debía traer su propia arma.  Ellos estaban personalmente armados y listos para la batalla en el tiempo de Moisés, a través de Jueces, y mas allá.  Cuando fueron amenazados por los madianitas por el ejemplo, “3Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, y vayan contra Madián y hagan la venganza de Jehová en Madián.” (Números 31:3).

       Es nuestra herencia bíblica el tener y portar armas.  Durante el tiempo de David en el desierto evitando la captura de Saúl, “13Entonces David dijo a sus hombres: Cíñase cada uno su espada. Y se ciñó cada uno su espada y también David se ciñó su espada;” (1 Samuel 25:13). En otras palabras, no solo estaba David y sus hombres armados, ellos tendrían que pelear para resistir el ser capturado por los hombres de Saúl.

      Nehemías y sus hombres reconstruyeron las puertas y paredes de Jerusalén con armas en sus costados.  

    17Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada. 18Porque los que edificaban, cada uno tenía su espada ceñida a sus lomos, y así edificaban; y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí. (Neh. 4:17:18).

    La redacción de la Constitución es consistente y alineada con las enseñanzas de la Biblia.  Armas de defensa deberían ser distribuidas a través de la nación, no concentradas en las manos del un gobierno central.  Un gobierno que honra al Señor y a Sus leyes no tiene causa para desear un monopolio de fuerza y cuando lo hace amenaza las vidas, la libertad y la propiedad de sus ciudadanos y está operando en oposición al Dios Altísimo.  

     Nuestro gobierno está progresivamente tornándole la espalda a Yahweh.  Ellos lo han sacado a patadas fuera de nuestras escuelas y de muchos de nuestros edificios gubernamentales.  Si Jesucristo no es nuestro Rey y nuestra nación ya no se mantiene bajo las leyes divinas entonces tendremos un dictador gobernando sobre nosotros, tal como Samuel advirtió.  Y esto es exactamente lo que esta pasando hoy en día con el incremento de leyes de control de armas y la eventual eliminación de la segunda enmienda sobre tener y poseer armas. 

    En autodefensa matar a alguien es justificado.  Si tu crees que la Declaración de Derechos de los Americanos es un reflejo de la Biblia y de las protecciones que el Señor determinó para Su pueblo, entonces asegurar tu propia persona (segunda y cuarta enmienda) es uno de esos derechos.  Tienes el derecho a defenderte a ti mismo y a tu familia. 

    Defendiéndote a ti mismo de la muerte y el daño no es lo mismo que asesinato. Asesinato es la intención de matar  a alguien con premeditación o durante el curso de una acción tomada que lleve al asesinato de alguien, como meterse en una pelea, o auto accidente.  Las leyes están establecidas para determinar la diferencia entre muerte accidental de alguien y el intento de asesinato de alguien a propósito.

    Tienes el derecho de defenderte a ti mismo.  La razón porque los judíos caminaron hacia su muerte vía los trenes en el holocausto es porque fueron engañados, ellos no sabían que iban a su muerte, y aquellos que lo supieron, no tenían armas para protegerse a ellos mismos.  En estos últimos días, sabiendo que la persecución viene, ¿te defenderás a ti mismo o gustosamente iras a ser torturado y asesinado y a morir como un mártir?

     Para aquellos quienes piensan que Dios trató a Israel diferente a la manera como nos trata hoy, por favor considere lo que Dios le dijo al profeta Malaquías: Porque yo soy el Señor, Yo no cambio…” (Malaquías 3:6).

     Yahweh me dijo esto:

     Mi hija, muchos buscarán  la respuesta de la vida y la muerte en estos últimos días.  Muchos me buscarán y no me hallarán porque no pueden oír Mi voz o escuchar Mi voz.  Pequeña diles que  muchos serán probados por causa de mi Nombre, pero el que venciere será recompensado con la Corona de la Vida.  Muchos de los que vienen en contra de ellos son puramente mal y del malo.  Es una guerra en contra de Mi pueblo tal como ha sido por siglos.  Esto escalará a nivel global.

     Diles que peleen para que defiendan sus hijos, para proteger a sus amados, no los haré responsables.  Muchos no tendrán oportunidad, ellos serán tomados por sorpresa y desprevenidos y marcharán a los campos de concentración.  La ley marcial vendrá antes de Mi hora de la prueba.  Es con la ley marcial donde ellos buscarán destruir mi pueblo sin misericordia, esta no es la hora de la prueba donde Yo pruebo a mi pueblo.  Estos son eventos separados. 

      Aquellos que entreguen sus vidas por mi lo hacen porque se niegan a adorar la imagen de la bestia o recibir su nombre en su frente o en su mano derecha.  Pero esos eventos vendrán después de que mucha sangre sea derramada en este país.  Protéjanse a ustedes mismos.  La autodefensa es mía cuando soldados extranjeros busquen invadir sus casas y dañarlos a ustedes y a sus seres queridos, nunca le he dicho a mi pueblo que sencillamente se rindan y mueran cuando la oposición esta enfrente de ellos sino buscarme y convertirse en vencedores y victoriosos en la guerra.   

      Diles pequeña que hay una diferencia entre la batalla que viene y el martirio que viene después. 

      Diles.

     Tuve un sueño la otra noche, en mayo 18, 2005 y en este yo estaba con mis hijos y estábamos en algún lugar donde habían muchas personas fuera, en un campo, o área con grama, o un parque, en alguna parte…y de pronto una nube de aire rojiza vino de algún lugar y comenzó a envolver a las personas.  

     Muchos fueron muertos instantáneamente, quizás miles, cientos, no podría decir verdaderamente cuantas personas habían allí, pero eran muchas personas.  Algunos estaban asfixiándose y boqueando por aire y podía escucharlos mientras yo tomaba a mis hijos y comenzaba a correr hacia la iglesia más cercana. 

    Una de las cosas que vi mientras corría era que había personas vestidas con un tipo de uniforme negro y tenían cubos o baldes en sus manos y con enormes cucharones vertían algún tipo de sustancia sobre las personas muertas  que yacían en el suelo.  Ellos parecían no ser afectados  por el gas rojo en el aire.  No se como llegaron ahí tan rápido, ellos sencillamente ya estaban ahí, en alguna parte.

    La sustancia que ellos vertían sobre los cuerpos casi lucía como cierto tipo de lava, es lo mejor que puedo describirlo.  De alguna manera nosotros teníamos una frazada con nosotros y nos hundimos entre dos bancos en la iglesia y pusimos la frazada sobre nosotros mientras pedía a Yahweh por protección.   

     Escuché a una de esas personas o seres, no estoy segura qué ellos eran, caminar dentro de la iglesia y eventualmente nos encontró escondidos.  Pude escucharlo parado ahí mirando hacia nosotros por varios segundos y entonces se fue sin hacernos daño

     Tuve que despertarme a mi misma, o ya estaba despierta, no lo sé, a ese punto no pienso que estaba dormida pero salí de la cama y mis pensamientos sobre esto fueron que debemos hacer lo que sea a cualquier costo para protegernos a nosotros mismos cuando los ataques vengan.  Entregarnos y morir no es martirio.  Esto es asesinato voluntario.  Estás permitiendo a alguien que te mate.  Había muchos otros en el mismo lugar mirando la nube roja que envolvía a la gente y sencillamente se quedaron parados mirando lo que pasaba, ellos no hicieron nada para protegerse y finalmente terminaron muriendo como resultado.   

    Yahweh nos ha dado el don de la vida.  Y debemos honrarlo.  Estamos para intentar hacer algo para proteger nuestras vidas cuando estemos en peligro de ser dañados o asesinados.  Haz tu parte y sencillamente confía  en EL para los resultados y no estas en falta por tratar de hacer algo, cualquier cosa, para permanecer vivo y mantener la vida que Él te dió.  ¿Cómo puedes honrarlo con tu vida si no puedes siquiera defenderla?

    Como oveja al matadero no es de Yahweh.  Defiéndanse a si mismos y a sus vidas en contra de los malvados que intentan masacrarte.  No dejen que los lobos en ropajes políticos y religiosos los arrullen hasta dormirlos con su psicología teológica y sus legislaciones impías hasta el punto que piensen que no es de Dios defenderse a si mismos de ellos.  Levántense y defiendan sus vidas si son amenazados o dañados, hagan algo. Defiéndanse ahora, esto es de Yahweh. 

     El tiempo vendrá cuando las personas de esta nación serán agrupadas como ganado y llevadas a morir a los campos de concentración.  Un holocausto americano.  Resistan ser llevados a estos campos a toda costa y no sean tomados sin pelear.  Esos campos serán usados para abusos sexuales y torturas. Muchos sufrirán grandemente antes de morir o ser asesinados.    

     No puedo siquiera poner en palabras los horrores que vienen sobre esta nación.  Muchos dirán, “Dios me protegerá” y yo te digo que El te dice que te armes y te defiendas y que así Es como Él te está protegiendo.  El te está advirtiendo ahora que te prepares para después.    

     ¿Tienes una idea de lo que ellos planean hacerles a tus hijos en esos campos de concentración? A ti, a tu madre, padre, hermano, hermana, esposa, esposo?  Tus hijos se convertirán en juguetes sexuales de soldados sadistas que dirigen los campos, mujeres y hombres serán repetidamente violados, golpeados, quemados, cortados y lentamente torturados hasta la muerte. 

Despierta Israel-América! Defiéndete! No seas tomado vivo!